¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

Los ataques de los ‘rompevidrios’ reabrieron debate sobre cómo defenderse. No llevar objetos de valor a la vista y películas o ‘vidrios polarizados’.

Redacción Vehículos

02:47 p.m. 05 de julio del 2019
Usar películas o ‘vidrios polarizados’ minimiza el ataque de los rompevidrios.

Usar películas o ‘vidrios polarizados’ minimiza el ataque de los rompevidrios.

Los tenebrosos ataques en varios puntos de Bogotá contra conductores, perpetrados por bandas de delincuentes llamados por la Policía como los ‘rompevidrios’, tienen aterrorizados a los dueños de carros particulares. No hay reunión en la cual este no sea el tema de conversación y las redes sociales han hecho eco del malestar de la gente.

Los comentarios a los artículos de Pazzfestival sobre estos ataques en horas pico van desde las recomendaciones de los usuarios para protegerse de los delincuentes hasta sugerencias sobre el uso de armas no letales. No escapan de las críticas la Alcaldía y las autoridades de Policía por la falta de acciones concretas contra estas bandas; y también contra la justicia y las irrisorias penas que se imponen por estos delitos a personas que en muchos casos son reincidentes.

“Metan sus cosas en el baúl y carguen un bolso o maletín con objetos sin valor para que las entreguen. Hay que pensar”, dijo José Martínez. Este es un consejo sensato y práctico.

Pero no todos piensan igual. Los más radicales piden en redes como Facebook y Twitter salvoconductos para portar armas de fuego, alegando el derecho a la legítima defensa.

El desespero y el temor de los conductores también ha sido aprovechado por comerciantes de ‘San Andresitos’ y por algunos portales de internet que venden armas no letales como gases ‘pimienta’, pistolas de aire o de descargas eléctricas (Taser), entre otros. Pero tenga cuidado.

¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

.

El remedio le puede salir peor que la enfermedad.

Estos se consiguen en el comercio sin ninguna restricción. La Policía los clasifica por categorías e incluso tiene una especie de manual para su uso, pues para la institución son elementos de control en casos de manifestaciones o alteración del orden público. En esa clasificación están los químicos, eléctricos y de impacto (bastones), con el fin de hacer un uso diferenciado de la fuerza. Se les llaman no letales porque están hechos para neutralizar a una persona sin llegar a causarle la muerte.

El porte y uso de armas no letales por parte de civiles está reglamentado en la Ley 1801 de 2016, por la cual se expidió el Código Nacional de Policía. Allí, en lo que atañe al derecho de las personas a la seguridad y a la de sus bienes, y en el capítulo Vida e integridad de las personas, el artículo 27 señala las conductas que atentan contra ‘la sana convivencia’. No hay una prohibición expresa de su uso. Solo se prohíbe portarlos en sitios de concentración como conciertos o lugares donde haya aglomeraciones de gente.

Al respecto, el numeral 7 de dicho artículo dice que está restringido “portar armas neumáticas, de aire, de fogueo, de letalidad reducida o ‘sprays’, rociadores, aspersores o aerosoles de pimienta o cualquier elemento que se asimile a armas de fuego, en lugares abiertos al público donde se desarrollen aglomeraciones de personas o en aquellos donde se consuman bebidas embriagantes, o se advierta su utilización irregular, o se incurra en un comportamiento contrario a la convivencia”.

¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

.

De ahí se desprende que los aerosoles, gas ‘pimienta’ o pistolas neumáticas o de descarga eléctrica sean hoy una alternativa que mucha gente está considerando. Además, no se sanciona a quien los lleve consigo. Pero es muy posible que el sancionado sea el atracado a la luz de las normas si causa lesiones, así sean temporales, que dejarán una evidencia de flagrancia mientras que del ataque del malhechor posiblemente no existan.

En este punto y dados los actuales problemas de seguridad, lo primero a lo que un ciudadano debe acudir es a la prevención, como llevar objetos de valor ( bolsos, computadores, carteras) en el baúl del carro, camuflar el celular y usar sistemas inalámbricos para usar el teléfono cuando sea necesario. No dejar nada a la vista de los delincuentes. Hablar con el celular a la vista así tenga manos libres es un ‘papayazo’ porque estas bandas tienen campaneros que detectan a la posible víctima desde antes de la zona del ataque.

Para esto existen las películas que se adhieren a los vidrios que sostienen los cristales rotos y si se desea oscurecen la visión hacia la cabina, como lo explicamos más adelante. Estas también protegen de los rayos del sol. Hay una reglamentación que impone unos límites o porcentaje de luz que deben dejar pasar sin que el oscurecimiento de los vidrios sea ilegal.

En el mercado hay nuevas tecnologías como las de nano cerámica o nano carbón, o láminas que ofrecen cierto nivel de blindaje. Pero también hay películas que no tienen ningún control de calidad y suelen ofrecerlas en la calle a muy bajo precio, por eso este ítem será la mejor guía para saber su nivel de protección. No se deje engañar, hay que gastar lo necesario si quiere protegerse. (Ver ‘Películas de protección’).

¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

.

Volviendo al uso de armas no letales, la Policía puede incautar las réplicas de armas de fuego (pistolas de balines o las de fogueo que suenan igual que un disparo). Esto porque el porte se considera como una contravención que puede afectar la tranquilidad y convivencia ciudadanas.

Pero esto no implica carta blanca para el uso de elementos similares. Si bien es cierto que hay mucha inseguridad en las calles, defenderse con estos elementos puede traerle muchos dolores de cabeza. Hay que tener en cuenta que unos pueden hacer más daño que otros. Y existe el riesgo latente de que los criminales reaccionen con mayor violencia contra usted.

En una situación cuando un conductor lastime a otra persona (atacante) con uno de estos elementos, el caso puede ser considerado como de “daños por lesiones personales”, y serán las autoridades judiciales las que decidirán si se cataloga como legítima defensa personal o si hay intencionalidad. (Ver ‘La legítima defensa’).

Así que defenderse puede convertirse en un lío de graves consecuencias. Casos hay muchos, como el de una mujer en Cali que persiguió y arrolló a los atracadores que le robaron su celular. Como sucede en estos casos, se reabre el debate sobre la legítima defensa y darle paso a la justicia por mano propia. Cruzar esta tenue línea puede acarrear problemas no dimensionados. Todo un dilema y un gran problema para la sociedad y las autoridades.

¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

.

La legítima defensa

Este es un derecho y está consagrado en el artículo 32 del Código Penal. La legítima defensa establece que quien protegiendo un derecho suyo o ajeno realice una conducta ilícita, será exonerado. Pero debe existir un peligro inminente y la defensa puede ir hasta que el peligro pasa.

Pero probar que se cometió una acción en defensa propia no es fácil, la legislación no es clara. Y no hay que pensar equivocadamente que, como hay falencias en el aparato judicial, se puede hacer justicia por mano propia. Tampoco basta con probar que el delito se cometió en respuesta a un ataque o situación de peligro.

Legalmente se han establecido cinco requisitos para demostrar la legítima defensa: que se trató de una reacción a una agresión intencional que pone a alguien en peligro; que la amenaza estaba en curso y debía protegerse; necesidad de impedir el ataque; que la defensa fue proporcional, tanto en especie de bienes y medios, y que el episodio no fue producto de una provocación previa para luego alegar legítima defensa.

Además, tenga en cuenta que está el hecho de la flagrancia. Es muy probable que el atacante sí pueda probar las lesiones o daños sufridos. Por el contrario, a usted le quedará más difícil probar que fue víctima de un robo.

¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

.

¿Las películas sirven?

Estos accesorios se instalan en los vidrios laterales que siempre son cristales de seguridad. Estos se rompen en pedazos muy pequeños sin aristas cortantes cuando los impactan y es lo que usualmente la gente se refiere a “pulverizar el vidrio”. En estos vidrios aplican y funcionan en diversas proporciones las películas.
Los cristales traseros y el panorámico operan de manera diferente. El panorámico no es de seguridad sino laminado, compuesto por dos vidrios independientes en medio de los cuales hay una película de policarbonato muy delgada. Cuando se golpea, no se estalla sino que se producen fisuras y no permite la entrada de objetos, como una piedra y menos de los brazos de un atracador.

Asimismo, permite la visibilidad y se puede seguir manejando sin problemas hasta su cambio. El trasero es “explotable” pero para efectos de visibilidad posterior no se deben instalar películas en caso de ruptura. Es mejor que caiga completo y quede el hueco, pero esa zona es poco vulnerable para efectos de atracos.

Existen muchos tipos de películas o láminas, como las polarizadas fabricadas en un material denominado nano carbón y/o nano cerámica. Su principal atributo es que protegen de los rayos ultravioleta y ayudan a regular el calor dentro de la cabina; también brindan mucha privacidad pues impiden ver de afuera hacia adentro del habitáculo. Son una buena alternativa contra los ladrones que están atentos en las calles observando cada vehículo. Su costo para un automóvil, en promedio, es de 400.000 pesos.

Recuerde que hay unas exigencias en términos de transmisión luminosa, es decir, el oscurecimiento o entintado de los vidrios tiene unos niveles permitidos. Si los sobrepasa, la Policía de Tránsito le puede imponer un comparendo, pero solo si lo comprueban en el sitio con un fotómetro que permita determinar el grado de luminosidad de los vidrios. Lo permitido es un hasta un 30% de filtro.

¿Cómo defenderse de los rompevidrios?

.

También están las películas de seguridad. Tienen entre 4 y 6 micras de grosor (menos de medio milímetro), vienen con filtro solar y las hay también polarizadas. La lámina cumple la función de contener los fragmentos de vidrio roto, impidiendo, o al menos retrasando, el atraco, y son las que se aplican en las ventanas laterales. De estas hay disponibles todo tipo de calidades, desde inservibles hasta decentes. El precio lo dice.

El costo de la instalación para un automóvil de cinco puertas tiene un valor promedio de 160 mil pesos, mientras que para un SUV el valor es cercano a los 220 mil pesos.

Existen otras alternativas como las láminas a base de polímeros. Sin llegar a tener las propiedades de un blindaje balístico, este refuerzo que se adhiere al vidrio original garantiza que no habrá acceso al interior del vehículo con objetos como piedras, martillos o cerámicas de las bujías.

Este proceso hace que el vidrio aumente 1.5 milímetros en su espesor y apenas 0.9 gramos en el peso, sin afectar el sistema de elevavidrios. El
costo de instalación para un sedán familiar es cercano a los cuatro millones de pesos y para una camioneta con seis vidrios supera los cinco millones.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para Pazzfestival las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de Pazzfestival Casa Editorial.